Thursday, June 8, 2017

Los semáforos invisibles

Cualquier persona que haya tenido que esperar de primero en un semáforo en Colombia sabe que la ubicación de estos es menos que ideal. En muchas ocasiones el semáforo está justo encima del vehículo en la intersección, lo que hace que el conductor tenga que contorsionarse sobre el volante o sacar la cabeza por la ventana para estar atento al cambio de luz. En algunos casos la cebra está antes del semáforo y quien la respeta tiene alguna distancia para ver el semáforo sin tanto problema.

Esto es claramente un problema de diseño; si el semáforo estuviera sobre la intersección o después de esta, la visibilidad sería mejor.

Peor aun, es la ubicación de los semáforos de giro. Tradicionalmente en una intersección, el semáforo que indica el giro a la izquierda ha estado ubicado junto al carril izquierdo y se diferencia por tener forma de flecha, lógicamente, para que el conductor que va por ese carril se percate de si puede realizar el giro. En muchos casos este semáforo cambia a rojo antes que los semáforos que están ubicados sobre los carriles que siguen derecho, generalmente para dar paso a los peatones mientras los vehículos continúan recto. Hasta aquí todo normal.

El problema resulta cuando se instala una ciclorruta al costado izquierdo de la vía y no se reubican los semáforos. En estos casos el semáforo para girar a la izquierda ya no está junto al carril de giro, sino junto a la ciclorruta misma, lo cual hace que los vehículos que van a girar ahora se guíen por el semáforo que está sobre su carril y no se percaten de que deberían seguir el semáforo de giro y no el semáforo de seguir recto. Básicamente el semáforo de giro se vuelve invisible para el conductor por  no haber modificado la intersección más allá de introducir el semáforo para el ciclista.


Intersección de Palacé con Los Huesos.

Este es un problema de todos los días en mi ruta habitual, durante la cual hay al menos 4 intersecciones donde esto sucede.

Por mi propia cordura, prefiero pensar que la mayoría de conductores simplemente no ven el semáforo de giro, aunque en muchos casos la realidad es que simplemente hacen caso omiso de el.

Como ciclistas hay que estar atentos a estas deficiencias del diseño que no dan prioridad a los usuarios más vulnerables y por lo tanto incrementan nuestro riesgo.

No comments:

Post a Comment

Cómo no sudar (tanto) en la bici. Parte II

Tras escribir la semana pasada sobre algunos consejos para mantenerse fresco mientras se usa la bici como medio de transporte utilitario (...